La lectura rápida

La lectura rápida es una técnica que ha nacido en las últimas décadas como respuesta al sobreflujo de información que vivimos desde la aparición de la internet y las nuevas tecnologías.

 

Como la gran mayoría de los avances tecnológicos las bases de la lectura veloz se han desarrollado inicialmente en el ejercito, en este caso el de los Estados Unidos donde se entrenaban a los pilotos de la fuerza aérea con imágenes de aviones que aparecían durante pocos milisegundos sobre las pantallas con el fin de agudizar la visión de los pilotos de combate y de ampliar su espectro visual. Varios científicos tomaron estas bases y desarrollaron técnicas que se aplicaron a la lectura dando como resultado una nueva forma de leer mucho más eficaz que la que veníamos utilizando desde la aparición de la escritura.

Las técnicas de lectura rápida nos permite leer todo tipo de textos de manera mucho más rápida y reteniendo mucho más de lo que se puede retener con la lectura convencional que consiste en vocalizar silaba por silaba haciendo pequeños saltos con nuestros ojos.
Cuando entrenamos nuestros ojos y nuestra mente para leer más rápido conseguimos hacer saltos más largos con nuestros ojos a lo largo del texto captando así en lugar de silabas, palabras enteras y posteriormente frases enteras hasta llegar a captar grandes bloques de texto.

Al leer rápido se aumenta la concentración ya que no nos distraemos en el significado profundo de cada palabra sino que obtenemos una visión mas global del material que se está leyendo. La lectura tradicional lenta es similar a ir conduciendo un vehículo a una velocidad extremadamente reducida en donde todo lo que vemos a nuestro alrededor puede ser causa de distracciones. La lectura rápida
es similar a ir conduciendo un vehículo a grandes velocidades donde no puedes en ningún momento contemplar los paisajes que van quedando a tus lados porque correrías el riesgo de causar un accidente. Para ir rápido en un vehículo se requiere de muchísima más concentración que cuando se va despacio y la mente se mantiene en un estado de alerta y con los ojos fijos sobre la carretera.



Hábitos previos a la lectura

Naturalmente existen ciertos hábitos que se deberían poner en práctica sin importar si aplicas lectura rápida o lenta y uno de los más recomendables consiste en formular preguntas. Las interrogantes fijas a las metas ponen tu mente en estado de alerta para cuando tus ojos pasen por el texto sean identificadas las respuestas a tus interrogantes. De igual manera que es necesario saber a donde te diriges en en tu vehículo cuando sales a la carretera, también debes establecer metas en tu lectura y eso solo es posible si previamente a la lectura elaboras un cuestionario extenso en donde te formulas una serie de preguntas, cuantas más preguntas te formules y más especificas sean estas
mayor provecho sacarás del material leído. Verás como tus ojos y tu cerebro sabrán identificar las respuestas en el momento en que te las encuentres en medio del texto.

El entrenamiento

Aunque la lectura veloz ya viene siendo enseñada desde hace varias décadas en prestigiosas universidades de habla inglesa durante los últimos años se vienen impartiendo cursos de lectura veloz en países hispano-parlantes. También hay libros sobre el tema e incluso programas
informáticos con los que se puede practicar lectura rápida sin salir de casa. Para entrenar y desarrollar técnicas de lectura rápida basta con hacernos conscientes de algunos hábitos que se deben dejar en el pasado para que sean reemplazados por hábitos nuevos.

Para empezar es preciso romper con la vieja tendencia de vocalizar ya sean en voz alta o mental lo que se está leyendo ya que esto implica un desgaste innecesario de tiempo. Muchos mili-segundos valiosos se desperdician cuando verbalizamos en la mente. Es preciso acabar con esa tendencia.

Si eres de los que leen usando el dedo como puntero para no perderte en el texto, no te aflijas porque vas por el buen camino , ahora lo único que debes hacer para aprender a leer más rápido es desplazar tu dedo sobre el texto con mayor rapidez. Verás como poniendo en práctica estos dos simples trucos aumentarás tu concentración, comprensión y rapidez a la hora de leer.

Primero solo podrás captar palabras enteras pero con la practica y la constancia terminarás escaneando grandes bloques de texto prácticamente a la velocidad que puedas deslizar tus ojos sobre el texto.

 

 

 

Etiquetas: , , , , , ,

Otros Juegos que te pueden interesar


footer

Lo siento, no hay nada que se ajuste a lo que buscas.